06 diciembre 2009

EL CARAJILLO, SU RECETA DEL BUEN CARAJILLO, PASO A PASO


Una cosa es lo que dicen los expertos, por ahí, tanto en internet como en
libros, yo me he propuesto preguntarlo a los protagonistas, a los camareros y dependientes de los restaurantes y bares, en bastantes lugares, y todos me han comentado la mísmo:

Lo básico y lo extra con sus diferentes variantes.
La receta del buen carajillo, según éstos comentarios seria la siguiente:

Con un vaso de carajillo, de cristal o con uno de cerámica de barro.
Introducimos unas cucharaditas de café de azucar (sobre y medio)
Le añadinos el licor (preferentemente ron, aunque podemos hacerlo de coñac, anís, brandy....)
Lo pasamas al vapor de la cafetera con el fin de que se caliente el licor y luego lo quemamos.
Estando aún con la llama encendida, le añadimos el café expreso directamente desde la cafetera.
A continuación le ponemos los dos granos de café y un poco de piel de limón con un poco de canela (bien sea en polvo o en rama).
Lo ponemos en la taza con su cucharadita y lo servimos.

Ésto digámoslo así, seria lo fundamental, a partir de aquí podremos ver una infinidad de variantes y complementos, en cada lugar y cada profesional, lo desarrolla a su forma, en contra de ésto no hay nada escrito, ni a favor tampoco, es el pueblo llano, somos nosotros quienes lo vamos a valorar, a catalogarlo y a valorar.

Agradecemos estas fotos a "CARMEN" del bar el Gallo en Moncofa.

Ésto que parece simple no lo es, ya que cada uno tiene su sitema, y sus manias, o sus habilidades, nunca son iguales aunque se hagan igual.
Depende del café, de la presión, del agua y su temperatura, del tipo de azucar o de licor, y por supuesto de la mano de quien lo hace.
Ahí está la gracia, aunque uno quiere hacerlo igual nunca le sale, por lo tanto lo bueno es ir al bar o resturante que lo sirven y tomarlo saboreándolo.
Para nuestro gusto, el carajillo debe presentarse, con el vaso de cristal, con el fin de que vea bailar, (moverse el líquido en su interior) como si fuese una pareja de baile, con su movimiento, acorde con las tres alturas definidas, la primera la del ron, la segunda la del café y la tercera de espuma, cuando se mueve el vaso debe moverse todo el líquido cada uno en su nivel, sin mezclarse.
Cuando la miramos en la parte superior, veremos la espuma con su cuerpo, pero también apreciaremos la cáscara de la lima y los dos granitos de café, con el toque de la canela.
Referente a la canela podemos ver las dos variantes, en polvo o en rama, cada una tiene su toque especial, ahí está lo bueno.
Por consiguiente, en cada lugar tiene su estilo y su sabor especial. Cada persona le gusta de una forma determinada, nosotros no es que queramos dictar unas normas, sólo exponemos nuestro criterio, el mejor carajillo es, el que a cada uno le gusta.
En cuanto a su presentación también hay que le gusta que se lo presenten en el vaso o tacita de barro, para nosotros le quita la vista, que es un factor primordial.

El carajillo es una bebida que combina café con bebida espirituosa, normalmente brandy o ron. Es típica de España y su origen se remonta a cuando las tropas españolas ocuparon Cuba, ya que combinaban café con ron para coger "corajillo", de coraje, y de ahí, carajillo. Si bien existe controversia, como en cualquier receta, parece que la opción más aceptada es la que combina la bebida espirituosa junto con un trozo de piel de limón, unos granos de café, un pedazo de canela en rama y azúcar. Una vez quemado el conjunto, se añade el café, preferiblemente café expreso.

1 comentario:

  1. Tiene muy buena pinta y esta claro que en castellón entienden y saben de esto

    ResponderEliminar